Eficiencia Energética: Puentes Térmicos

Al abordar el tema de eficiencia energética en edificaciones, es importante hacer un balance de ganancias y perdidas, i.e. a través de que elementos entra calor y por cuales se pierde dependiendo de las condiciones de confort que se quieran mantener.

Un componente que influye en este balance son los elementos que conforman la envolvente, paredes, pisos, techos y ventanas. En estos siempre se han evaluado características como el coeficiente de transferencia de calor, la absortividad, el coeficiente de sombra entre otros. No obstante a través de los mismos y de acuerdo a su ubicación pueden existir pérdidas que no son fácilmente cuantificadas y que afectan el desempeño energético de la edificación. Entre estas están los efectos de los puentes térmicos.

Un puente térmico es una zona donde el calor fluye fácilmente debido a tipo de material o espesor. Un ejemplo es un tornillo entre dos placas de madera, el calor se transfiere mejor por el tornillo. En este sentido para mejorar el aislamiento del conjunto se debería evaluar y eliminar la transferencia de calor por el tornillo. Los puentes térmicos pueden estar clasificados como: puentes repetidos (que ocurren bajo un patrón, como los nervios de concreta en una losa), geométricos (como la esquina de una pared)

La existencia de puentes térmicos puede afectar de manera significativa:

a) el desempeño energético de una edificación, ya que actúa como un colador, se crean zonas por donde se pierde o gana calor no deseado. Esto puede ocurrir aun si una edificación incluye elementos como aislante térmico en paredes, techos y pisos, y ventanas doble y de baja emisividad, marcos de ventanas con aislante, entre otros.

b) la calidad ambiental interior: la posibilidad de que ocurra condensación, debido a que la temperatura interior esta por debajo de la temperatura de rocío (en sitios con clima frío o una temperatura de acondicionamiento baja).

Los puentes térmicos se pueden evitar al considerar, entre otros, aislamiento de envolvente continua, aislamiento en zonas con cambio de material y geometrías complejas, cuidado y control en la calidad de la construcción. Este último el más difícil de verificar.

Como referencia (ver imagénes), a una evaluación de 2 viviendas en chile, de características similares, ambas incluyendo variables de eficiencia energética se obtuvo valores de consumo energético diferentes. Del análisis gran parte de la diferencia asociada a la existencia de puentes térmicos. Ambas viviendas incluían aislamiento en su envolvente (según normativa de eficiencia energética chilena) y ventanas termo panel (doble cristal con marco de PVC). No obstante como se observan en las termografías (imágenes infrarrojas que describen gradientes de temperatura) existen elementos donde hay cambios drásticos lo cual indica perdida de energía. Estas diferencias son debido a: a) calidad en acabado final de la construcción, b) ubicación y continuidad de aislamiento en envolvente, c) fallas en el proceso constructivo.

En las imágenes superiores se observa la continuidad en el aislamiento (temperatura homogénea sobre todas las superficies). En contraste con las imágenes inferiores donde se observa la falta de aislamiento entre la imagen termografíca y real (alta diferencia de temperatura sobre la superficie). imágenes de proyecto de evaluación térmica desarrollado por la Escuela de Arquitectura, Universidad Mayor Temuco.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s