Elementos de un Diseño LEED: Calidad Ambiental Interior (parte 2)

En la última edición se presentó la importancia de estrategias de iluminación natural, dentro del tema de Calidad Ambiental Interior para un diseño LEED. En esta ocasión se aborda, en parte, el tema de la calidad del aire. Dicho factor esta altamente relacionado con la productividad y potencial enfermedad de los ocupantes. En estos casos los niveles de contaminantes aumentan debido a un pobre sistema de ventilación.

Los sistema de acondicionamiento ambiental esta diseñado para expulsar hacía el exterior contaminantes generados en el interior sacando el aire ‘viejo’ y reemplazándolo con aire fresco del exterior. Dicha tasa de intercambio de aire se determina en la fase de diseño basado en la densidad y tipo de ocupancia. No obstante los espacios no son ventilados adecuadamente por lo que aumenta el nivel de contaminantes, ya sea por a) malas suposiciones en el diseño, b) modificaciones al sistema de acondicionamiento ambiental, c) falta de capacitación al usuario para su uso y/o d) aire exterior con alto nivel de contaminantes, entre otras. En este sentido el diseño LEED contempla los siguientes créditos relacionados con calidad de aire es:

IEQp1: Mínimo Desempeño de Calidad de Aire Interior

IEQc1: Monitoreo de Entrega de Aire Exterior

IEQc2: Incremento de Ventilación

Los créditos se basan en el cumplimiento de las normas ASHRAE 62.1-2004 sobre ventilación para una aceptable calidad de aire interior. El objetivo es no solo cumplir con el estándar, sino incrementar las tasas de ventilación a los espacios ocupados al menos un 30% sobre el mínimo especificado en dicho estándar. Esto puede significar un costo en relación al volumen de aire que se debe acondicionar, e.g. tamaño de equipo y mantenimiento, no obstante el costo operativo suele ser bajo al compararlo con los potenciales bajos índices de productividad o número de días enfermos relacionados a problemas respiratorios.

Adicionalmente, es recomendable instalar sistemas de monitoreo permanente que regulen la entrada de aire exterior (fresco) para asegurar que se cumpla con el mínimo requerido. Donde el sistema genere una alarma cuando las condiciones varíen por 10% o más del rango de diseño, de igual manera monitorear las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) para áreas con densidades mayores o igual a 25 personas por 90m2.

Entonces, se pueden resumir las intervenciones para mejorar la calidad del aire en:

  • Monitoreo de flujo de aire exterior
  • Monitoreo de Dióxido de Carbono en espacios de alta densidad (> 25 pers/90m2)
  • Monitoreo de flujo de aire en espacios de baja densidad (<25 pers/90m2)
  • Automatizar sistema de ventilación o inspección de sistemas
  • Acoplar sistema de ventilación a edificios mecánicamente  o naturalmente ventilados

Posibles Estrategias: Entre las estrategias se incluye instalar equipos de medición de dióxido de carbono y flujo de aire, donde la información retorne al sistema de acondicionamiento ambiental o Sistema de Automatización de la Edificación. Utilizar intercambiadores de calor para minimizar el consumo adicional de energía asociado con altas tasas de ventilación. Para espacios naturalmente ventilados planificar trayectoria de flujo de aire, identificar uso de edificación y equipamiento especial, al mismo tiempo se pueden realizar simulaciones para predecir dichos flujos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s